ASOCIACIÓN VASCA DE ORNITOLOGÍA DEDICADA AL ESTUDIO, CONSERVACIÓN Y DIVULGACIÓN DE LAS AVES Y LA NATURALEZA, CON SEDE EN LA CIUDAD DE DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN (GIPUZKOA - Euskal Herria). Una Organización sin ánimo de lucro.



13/10/16

Por las Gargantas de Escuain, en Revilla


El fin de semana del 24-25 septiembre, realizamos una salida al Parque Nacional de Ordesa, en concreto al cañón y gargantas de Escuain. Alojados en Casa Rubén, una tranquila hospedería situada en la margen derecha del río Cinca, en la pequeña localidad de Hospital de Tella, donde fuimos atendidos con mucho mimo, por cierto, el objetivo era asomarnos a los balcones de Revilla, privilegiados miradores sobre el espectacular cañón del río Yaga y de todo el entorno que le rodea, con especial mención al macizo montañoso de Monte Perdido.


Así pues, el sábado 24 enfilamos una pequeña senda que parte del pueblo de Revilla, y que tras un cómodo paseo de 20 o 25 minutos nos sitúa en los citados miradores. Aquí, eso sí, armados de prismáticos, telescopios y cámaras de fotografiar, pasamos una jornada entera, con un tiempo excelente, viendo y deleitándonos con las evoluciones y el vuelo de las aves carroñeras como buitres leonados y quebrantahuesos especialmente. También se dejaron ver otras aves rapaces como cernícalos, busardos ratoneros, milanos reales o gavilanes. Y mientras tanto, durante toda la jornada, tuvimos la grata compañía de herrerillos capuchinos, carboneros garrapinos, trepadores, reyezuelos listados, mitos, pinzones, pitos reales o picos picapinos, y petirrojos, que veíamos moverse o escuchábamos en el bosque donde nos encontrábamos.



Una especial mención para el quebrantahuesos, buitre osteofago que se encuentra todavía en peligro de extinción, pero que en esta zona del Pirineo oscense mantiene unas densidades más que aceptables, y que en Escuain es muy fácil de observar debido a la afluencia de un buen número de ejemplares -tanto juveniles, subadultos como adultos- que se acercan a alimentarse a un PAS (Punto de Alimentación Suplementaria) cercano gestionado por el Parque Nacional. Aquí acompañamos una pequeña muestra de lo que se indica, con las fotografías tomadas a algunos pocos individuos de entre los que se movieron el pasado día por la zona.



Al día siguiente, el domingo, y antes de iniciar el viaje de vuelta, todavía tuvimos tiempo de visitar el otro flanco de la garganta del río Yaga, accediendo al pueblo abandonado de Escuain. Escuain es un pequeño despoblado de humanos, sí, pero en sus calles nos recibe un pequeño ejército de gatos, y nos cruzamos con unas indolentes vacas y terneros que pastan en los prados que hay entre las casas y en los alrededores.



Una de estas casas está habilitada por el Parque como oficina de información del entorno natural donde nos encontramos, y dedicado casi exclusivamente al quebrantahuesos, con una completa información de la especie y la descripción e interpretación de los diferentes plumajes del ave, acompañado de una exposición fotográfica del agente forestal J.M. Miranda, pionero e iniciador del exitoso PAS existente en la zona.



Desde aquí también un pequeño sendero nos conduce a unos miradores naturales que nos sitúan asomados al abismo. Aquí, ya solo nos quedó disfrutar del espectacular entorno, de escuchar las voces de petirrojos, reyezuelos y herrerillos, y de contemplar una vez más los vuelos de los buitres, antes de despedirnos del lugar. Volveremos......


Javier Vázquez & Jose Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada